Compras excusas para no ir a una boda

Publicado el 24 de julio de 2012 | por María Cousido

0

BBC’s low cost: excusas para declinar la invitación (y XI)

Hoy ponemos punto final a la serie de artículos dedicados a las BBC’s, y para ello ¿qué mejor que renegar de ellas? Tal y como os comentábamos la semana pasada, recibir una invitación para una celebración de este tipo es como para echarse a temblar, así que no es raro que mucha gente acabe poniendo excusas para no tener que ir.

El tema es, ¿se puede renegar la asistencia a tales eventos sin quedar mal? Yo diría que sí, pero tenéis que tener en cuenta dos factores: la proximidad que tengáis con los contrayentes y lo buenos que seáis mintiendo. Si no tenéis mucho trato seguramente no os insistirán tanto como unos familiares más o menos próximos y tampoco investigarán mucho acerca de la veracidad de vuestra excusa.

A la hora de escoger una buena coartada para ese día lo ideal es tener tiempo previo para pensárselo bien y atar cabos. Muchas veces esto no será posible, aunque también es posible dar una excusa y caerse de la lista de invitados tras haber dicho que sí en un principio. Eso sí, sed considerados y no esperéis a la última semana antes de la celebración. Normalmente en los restaurantes piden confirmación de la lista de invitados entre un mes y quince días antes del enlace, así que si llamáis el día antes y decís que no podéis ir porque os encontráis mal, le estáis haciendo una faena a los novios. Así que las excusas antes, por favor.

He recopilado una serie de excusas por “bloques temáticos”, para que elijáis la que mejor os venga según la situación:

1. La obligación antes que la devoción
  • Tienes que trabajar y no te dan el dia libre. Si tienes un trabajo que incluya guardias, turnos o similares -médicos, polícias, bomberos…- lo tienes hecho: inoportuna guardia para ese fin de semana. Y no, no puedes cambiarla porque ya te cambiaron otro finde para asitir a la boda del mejor amigo de tu novio/de tu prima/a la comunión de tu sobrino.
  • Si en tu trabajo tienes que viajar cada X tiempo, justo ese fin de semana tienes un viaje/reunión inaplazable.
  • Si estás en paro, te acaba de salir un trabajo para esas fechas y claro, como vas a estar a prueba y tienes la esperanza de que te renueven no puedes empezar así, pidiéndote un sábado alegremente.
  • Tienes que estudiar, ¡los exámenes de septiembre están a la vuelta de la esquina! Que te juegas la carrera y lo primero es lo primero…
  • Si ya terminaste hace años la carrera, entonces es que estás preparando oposiciones. Y claro, la fecha del examen es muy cercana a la de la boda y no quisieras arriesgarte… Que sí, que este año apenas han convocado plazas, pero a ti los retos te ponen.
  • Vas a ir a un curso de lo tuyo en Coruña/Madrid/Vladivostok ese mismo fin de semana y, claro, ya pagaste la matrícula, el transporte y el alojamiento…
  • A los que tengan hijos pequeños, otra excusa es el no tener a nadie para dejarlos mientras acudes a la boda. Y no, no quieres llevarlos porque dan mucha guerra. De verdad, que no, que son muy revoltosos.
2. La sinceridad ante todo
  • Di que no te gustan las bodas y punto. Que te alegras mucho por ellos, pero que este tipo de celebraciones te agobia, el tema de juntarte con mogollón de gente que no conoces no te mola y que para pasarlo mal prefieres no ir.
  • No tienes pasta. Ahora mismo estás bastante mal económicamente, las pasas putas para llegar a fin de mes y te viene fatal hacer un gran desembolso que se salga de tus gastos fijos. No quieres parecer un aprovechado apareciendo en el banquete y no daros nada de dinero a cambio. Aún así, ojo con esta excusa, que lo mismo te sueltan que no hace falta que des nada y que con tu presencia ya tienen bastante y ya la tenemos liada otra vez…
  • Te ha surgido un gasto imprevisto bastante importante -se te ha averiado el coche, has tenido que comprar un electrodoméstico nuevo, etc- y andas justísimo de fondos, así que no te puedes permitir ni regalo, ni ropa para la boda, ni nada.
  • “Muchas gracias por la invitación, pero que dado que llevábamos tanto tiempo sin vernos y ni siquiera conozco al novio/novia, la verdad es que no pinto nada en tu boda“. Excusa-verdad ideal para esta gente que tras varios años sin contactar contigo aparecen de repente para invitarte a su boda (y recaudar).
3. Vamos a contar mentiras, tralará (como si todo lo anterior fuese verdad, vamos)
  • Tienes otra boda en la misma fecha, te lo dijeron antes y ya confirmaste. Obviamente, los contrayentes no se conocen entre sí.
  • Si los contrayentes no son familiares tuyos, tienes un compromiso familiar importante para ese fin de semana. Es el bautizo de tu sobrinito/primito/el sobrino de tu novi@/el hijo de una de tus mejores amigas a la que por supuesto el de la boda no debe conocer y te han pedido que seas el padrino/madrina, por lo que tu ausencia allí sería in-ex-cu-sa-ble. Ah, ¿pero que la boda es en sábado y el bautizo el domingo? Ya, pero es que el bautizo es en Coruña/Madrid/Vladivostok, y ya vas a ir para allá el día antes…
  • Tienes hecha una reserva de un viaje a sabe Dios dónde y no lo puedes cancelar porque lo pillaste con tarifas no reembolsables.
  • Ese día o justo unos días antes te quitan las muelas del juicio, las amígdalas o un quiste sacro. Y claro, luego tendrás que estar aún algunos días de reposo…

4. Silencio administrativo (o cómo pasar de todo con elegancia)

  • Hay casos en los cuales sabes que te van a invitar a la boda (porque es familia, o porque alguno de los contrayentes de lo dijo de palabra) pero la invitación parece no llegar nunca. Tú, que eres taaaan olvidadizo, ¿cómo vas a estar pendiente de tamaño fallo protocolario? O al revés, ¿cómo osan decirme un año antes que me invitan y luego ni siquiera dignarse a venir un día y traerme la invitación?
5. ¡Qué me he vuelto loco/a! (usar con moderación)
  • Ve a la boda. En la iglesia siéntate en el último banco y espera al momento en el que los contrayentes dan su consentimiento para salir hacia los novios gritando “¡Nooooooooooooooo! ¡Es mío/a!” Ya verás como no hace falta que vayas luego al convite ni que les regales nada.
FUENTES

Para elaborar esta serie de artículos, he empleado las siguientes fuentes:

ANTERIORES ENTRADAS
¡Compártelo!

Tags: , ,


Sobre el autor

Mujer orquesta, creadora de Vigo Low Cost junto con Fer Martínez. Originaria de la Travesía -te marca de por vida-, su mayor afición es la fotografía.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑