Compras vigo low cost Tengo mucha ropa

Publicado el 6 de abril de 2015 | por Ana A.

0

Tengo mucha ropa (I)

Tengo mucha ropa.

En realidad, tengo muchas cosas: un móvil, un ordenador, un ipad, un ipod, un netbook, otro ordenador viejo que debería tirar (¡pero si aún funciona y es el único que tiene lector de cd!), una Thermomix, una bicicleta, una yogurtera, una pelota de pilates, un tocadiscos, una sandwichera, muchos discos (algunos dos veces), una montaña de libros sin leer, dvd sin ver, cuadernos sin estrenar y un cajón lleno de bolígrafos de colorines.

Pero el otro día, cuando fui a guardar unos vestidos que me acababan de llegar y comprobé que en mi armario también rige la ley de la impenetrabilidad de la materia, llegó el punto en el que dije “tengo que hacer algo”. Llevaba tiempo dándole vueltas al tema (más o menos desde que el año pasado leí esto), enterándome de cosas como el proyecto 333, pensando que tengo más ropa de la que puedo disfrutar y sin acordarme de cuándo fue la última vez que tuve que comprar algo porque de verdad me hiciese falta. Y hasta aquí.

He decidido que voy a estar un año sin comprar “cosas”. Al principio iba a ser sin comprar ropa, pero no sirve de nada no comprar ropa si puedo comprar zapatos. O bolsos. U otras cosas bonitas que no me hagan falta.

No es que yo sea una jipi loca del consumo responsable, las 3 R y haga mi propio jabón con los restos del cocido, no. Me gusta comprar. Me gusta mucho. Compro en el comercio local, grandes superficies, internet, mercadillos y siempre que tengo ocasión. Y por eso es por lo que tengo un armario (de dos cuerpos, con altillo) y una cómoda llena de cosas, muchas que están sin estrenar o que me he puesto una o dos veces.

La primera respuesta que recibí cuando dije esto en voz alta fue una carcajada. Sonora, se rieron a gusto. Seguida de un “¿pero por qué? y de un “pero si no vas a poder”. Así que ahora tengo doble motivación: por un lado quiero hacerlo, y demostrarme a mí misma (y a los incrédulos) que puedo estar sin comprar, porque en realidad la mayor parte de las cosas que compramos no nos hacen ninguna falta. Y, además, quiero que dejen de dedicarme sketchs en Portlandia:

Y empiezo ya. Hoy. ¿Seré capaz? Ya os lo iré contando aquí.
SIGUIENTES ENTRADAS
¡Compártelo!

Tags: , , , , , , , , ,


Sobre el autor

El otro día, cuando fui a guardar unos vestidos que me acababan de llegar y comprobé que en mi armario también rige la ley de la impenetrabilidad de la materia, llegó el punto en el que dije “tengo que hacer algo”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑